Telemedicina y audición.

La deficiencia auditiva constituye un problema altamente prevalente y con severas consecuencias para el ser humano. La Organización Mundial de la Salud estima que 299 millones de hombres y 239 millones de mujeres padecen de hipoacusia.

En todo caso una hipoacusia da lugar a una serie de importantes limitaciones, más pronunciadas en la población infantil, donde de manera escalonada se puede afirmar que una deficiencia auditiva de tipo severo profundo:

  • Provoca restricciones en el desarrollo de la comunicación oral.
  • Sin una buena base de lenguaje oral se dificulta mucho el aprendizaje lector.
  • Sin competencia lingüística y sin nivel lector el pensamiento no puede expresarse.
  • El resultado será la desigualdad socio-educativo-laboral y el aislamiento social.

La tele-audiología constituye una herramienta potencial para ser aplicada a aquellas personas que necesiten servicios audiológicos y tengan dificultades para obtener dichos servicios. La American Academy of Audiology (AAA) y la American Speech-Language-Hearing Association (ASHA) han reconocido la utilidad el uso de la telemedicina y la tele-práctica para la atención de pacientes con problemas clínicos auditivos, así como para fomentar aspectos educativos y de supervisión de los mismos. Son múltiples las potenciales aplicaciones que se pueden llevar a cabo en el campo de la telemedicina y la audición. Entre ellas, se pueden considerar las siguientes:

  • Test diagnósticos: Se ha demostrado que es posible controlar un audiómetro remotamente obteniendo resultados comparables a la evaluación presencial. Incluso se han desarrollado numerosas aplicaciones para smartphones para realizar cribados.
  • Medida de la percepción de la palabra: Es posible realizar un test para la percepción de la palabra en ambiente ruidoso por telemedicina, a través de internet o del teléfono. El umbral de percepción de la palabra obtenido proporciona información diagnóstica adicional a la del audiograma. Los umbrales de percepción de la palabra se  adaptan para un uso automático en Internet o en aplicaciones para dispositivos móviles.
  • Otoscopía: La video-otoscopía puede ser altamente fiable para la identificación de enfermedades crónicas del oído medio mediante tele-otología.
  • Asesoramiento audiológico: El envío de emails diarios durante los primeros meses de uso de audífonos es una guía útil y refuerza comportamientos positivos en la adaptación al uso de estos dispositivos.
  • Educación y entrenamiento para profesionales de la salud y padres de niños con problemas.
  • Ajuste y seguimiento de audífonos y programación de implantes cocleares. Son sofisticados sistemas audio-protésicos, que si bien en esencia presentan grandes diferencias, tienen en común la necesidad de ser programados y revisados a lo largo del tiempo con el fin de obtener un óptimo beneficio clínico.

http://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-clinica-las-condes-202-articulo-telemedicina-estado-actual-y-perspectivas-S0716864016301195

Recent Posts